Mau es un voluntario social y político. Trabaja construyendo una sociedad mejor.

Vivimos sin ver la realidad

Llega de su otro trabajo, la que le da de comer. Es abogado y administrador de fincas, y, como los voluntarios de Amigos de los Mayores, lucha contra la soledad de nuestros abuelos. La dedicatoria de su libro dice: "A todos los que ofrecen pan y agua al resto de comensales".

-Hacerse mayor es una realidad inevitable. ¿Apela antes a la solidaridad que a otras campañas de ayuda?

-No lo sé, no competimos con nadie. La solidaridad y la consideración por los niños es enorme, como debe ser.

Sin embargo, en el duro momento en que empezamos a decrecer, la sociedad nos aísla ... Pero en el mundo hay muchísimas necesidades y causas que nos han de activar socialmente.

-Mis abuelos viven en el pueblo Y mis padres no los pueden atender como necesitarían. Pero hablar de residencias supone un cierto tabú ...

-Hay, pero no es un tabú lógico. Todo evoluciona. En la ciudad vivimos amontonados, pero más aislados. Antes la mujer cuidaba los niños y los ancianos; hoy, tanto mi mujer como yo hacemos muchísimas horas. Aunque se debe encontrar una reestructuración social que se irá dibujando con el tiempo. Antes se nacía y se moría en casa, ahora no. Compartir espacios donde se pueda estar mejor atendido no es negativo, aunque no se quiere. Pero, ahora, la asistencia es más personalizada, flexible, abierta, innovadora ... Al final, cualquiera puede ser feliz o sentirse solo en los dos lados, dependerá de su relación con los otros y del trato que reciba de la sociedad .

Hace 26 años que se dedica. ¿Han variado las políticas hacia las personas mayores según los cambios de gobierno?

-Es una espiral, se tiende a la mejora aunque a veces se den pasos hacia atrás. Se ha logrado un proceso de estandarización en la calidad de la asistencia. ¡No valoramos todo lo que hemos conseguido como sociedad civil! Ahora que el estado del bienestar está en peligro, debemos protegerla.

-¿La crisis ha agravado los problemas que generan las reagrupaciones familiares para la pensión del abuelo?

-Sí. Hay una confusión con la idea de pensión. Ahora, en muchos casos, es el eje de la estabilidad económica familiar: se estira como un chicle. Muchas personas mayores viven con el mínimo y dan el resto a sus hijos o nietos. Hay casos en que los hijos sacan los padres de la residencia y los llevan a vivir con ellos porque necesitan la pensión para pagar el alquiler ... Es una realidad.

-Hemos alargado mucho la esperanza de vida, ¿pero hay recursos para mantener la calidad?

-Hay quien a los 70 años está muy activo; pero, en general, a partir de los 80 se empiezan a tener necesidades importantes. Esta sociedad nos ha hecho un regalo incalculable: el tiempo. Vivimos más mejor. Pero lo hacemos sin ver la realitat.Tots queremos parecernos a Ronaldo, pero ¿y la María ?, que una vez a la semana va a visitar la Antonia y le ha dado la vida ...

-¿Cómo se aprende a envejecer?

-Para mí, ver personas tan alegres con tan poco me ha enseñado pragmatismo. Nicolasa estaba ciega, vivía sola en un suburbio, tenía una pierna cortada y ... ¡Era tan feliz!

-¿Cómo era tan feliz?

-cuestión de fortaleza, de aprender a encajar la vida como te viene dada.

-¿Nicolasa estaba sola?

-Sí, pero la cortejabamos un amigo y yo. Le decíamos: "¡Ámame a mí!" Y ella, siempre: "¡Yo te quiero a los dos!"

-¿Cómo valora el trabajo de Mémora Servicios Funerarios de Barcelona?

-Su espíritu de servicio al prójimo en los momentos más difíciles es equiparable al del voluntario.

No hay comentarios

Agregar comentario